martes, 8 de mayo de 2012

La confianza

Me acuerdo de aquel día...¡Qué día fue ese! Me acuerdo de cuando jugábamos a increíbles juegos sin saber lo que nos esperaba la realidad y la gente que componía este mundo. Uno, entre los dos, eramos uno. Ambos escribíamos, sentíamos, queríamos...
Aquel día nació una promesa.

<<Juro que todos los días de mi vida que sean necesarios, te apoyaré, te ayudaré, te querré y jamás te olvidaré. Siempre estaré allí, cuando lo necesites, y te lo contaré todo, Todo.>> Dijimos los dos.

Pero, la vida, a veces te sorprende...Aquella persona, a la que apreciaba y quería, no sabes el momento preciso, pero puedes quedarte alucinad@. La traición. Yo le comprendía y le ayudaba pero comenzaron los secretos. Más adelante, el desprecio, y más adelante, los insultos. Hasta que llega el momento, en el que no puedes aguantar más y, puedes darte cuenta, de que si aquella persona a la que amabas, comprendías y no olvidabas, algún día te traiciona, es cuando te das cuenta, de que el mundo entero será así. Pero, si una persona es así de amable y luego te traiciona, yo te aconsejo, que le des una nueva oportunidad, como hice yo. Pero no bastó...¡Y le olvidé! ¡Rompí la promesa! ¡Pero ella la rompió primero! ¡Pero yo estoy seguro, de que no todos somos así.!

La vida es un regalo.
Muchos lo abren para disfrutarlo pero a veces ese regalo te puede hacer una grave herida.
Muchos no lo abren, porque al nacer, no consiguen respirar.
Hay muchos que se cansan de jugar y rompen el regalo... suicidándose.


Pero...¿Cuál de las tres opciones prefieres? Yo prefiero la subrayada.

¡Recuerda que este mundo esta lleno de sorpresas y sobre todo, de oportunidades!


Loreto Mecino y adaptado por Daniel Crestelo. (Yo;))

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario y por tu visita! Recuerda, si tu comentario contiene contenido publicitario, pornográfico o dañino para el blog será eliminado lo antes posible. -Daniel- Administrador del blog